Buenas prácticas ante el COVID-19; mantenimiento de los equipos y calidad del aire interior

Durante estos días, desde las distintas autoridades sanitarias se está insistiendo en la importancia de seguir las recomendaciones y consejos ante el coronavirus en relación a las distintas medidas de higiene personal y medidas de higiene en el ámbito laboral y de nuestros hogares, destinadas a frenar y contener la propagación del virus COVID-19.

Desde E-ficiencia.com nos sumamos al #teletrabajo y como parte del movimiento #QuedateEnCasa queremos participar en la difusión una serie de recomendaciones y buenas prácticas COVID-19 con el fin de aportar nuestro granito de arena en la divulgación de toda aquella información que consideremos de interés para nuestra comunidad de lectores.

Os recordamos algunos aspectos a tener en cuenta:

Medidas de higiene

Medidas de higiene personal

  • Realizar una higiene de manos frecuente (lavado con agua y jabón o soluciones alcohólicas), especialmente después de tener contacto directo con personas enfermas o su entorno.
  • Evitar el contacto estrecho y mantener una distancia de más de un metro con las personas de nuestro entorno laboral
  • Cubrirse la boca y la nariz con pañuelos desechables al toser o estornudar y lavarse las manos.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que las manos facilitan su transmisión
  • No hay que tomar precauciones especiales con los animales en España, ni con los alimentos para evitar esta infección.

Medidas de higiene en el centro de trabajo/hogar

Realizar limpieza y desinfección frecuente de las instalaciones del centro de trabajo como: superficies, pomos de las puertas, muebles, lavabos, suelos, teléfonos, etc. Para esta acción puede utilizarse lejía de uso doméstico, extremándose las medidas de protección a agentes químicos.

Para las tareas de limpieza hacer uso de guantes de vinilo/ acrilonitrilo. En caso de uso de guantes de látex, se recomienda que sea sobre un guante de algodón.

Ventilación adecuada de todos los locales

Mantenimiento de los equipos de climatización: limpieza de filtros

Con respecto a los equipos de climatización, es fundamental en este momento extremar las medidas de mantenimiento y limpieza ya que, aunque se considera improbable el contagio del virus COVID-19 por el aire a distancias superiores a uno o dos metros, mantener una adecuada calidad del aire debe ser una prioridad tanto en viviendas como en centros de trabajo.

Si habitualmente es aconsejable realizar la limpieza de filtros de los equipos de aire acondicionado cada dos semanas, en este periodo de aislamiento o cuarentena en el que nos encontramos debemos anticiparnos y mantener en condiciones óptimas de limpieza los equipos de climatización realizando las labores de mantenimiento necesarias para evitar incrementar el riesgo de propagación de virus y bacterias.

Hay que tener en cuenta que, los filtros, elementos esenciales en los sistemas de ventilación y climatización, son los encargados de retener la suciedad del aire que pasa a través de las bocas de insuflación y de extracción. Su finalidad es, por un lado, impedir que los distintos dispositivos y aparatos que forman parte del sistema se ensucien y, por otro, que penetre la contaminación del exterior a los recintos ocupados.

Para garantizar un aire interior de calidad en nuestros edificios, es de vital importancia incorporar filtros eficaces de alta calidad que retengan las partículas contaminantes del aire exterior.

Filtros HEPA

Los filtros HEPA están compuestos por una malla de fibras de vidrio con un diámetro de 0,5 a 2,0 micras. Su acrónimo en inglés HEPA es «High Efficiency Particulate Air». Tiene la función de atrapar desde partículas contaminantes grandes hasta las más pequeñas.

Según la eficiencia, estos filtros se clasifican según la norma EN1822. La diferencia entre un filtro normal y el filtro HEPA, es que este último atrapa el 99,97% de las partículas con un tamaño superior a 0,3 micras.

Una micra es una millonésima parte de un metro, lo que significa que muchas partículas que atrapa el filtro HEPA son imperceptibles al ojo humano. Las bacterias, por ejemplo, miden entre 0,3 y 60 micras.

Gracias a estos filtros, muchas partículas se quedan atrapadas beneficiando la salud de las personas en infinidad de lugares. Su función principal es purificar el aire de agentes contaminantes.

Una de las aplicaciones más habituales donde se utilizan este tipo de filtros HEPA son las salas blancas de hospitales y centros médicos, así como las salas blancas industriales. En todas ellas, el nivel de contaminantes del aire (partículas) y los parámetros ambientales (temperatura, humedad, presión, etc.)  que se deben seguir son muy estrictos.

También es habitual encontrar este tipo de filtros en equipos de aire acondicionado, sistemas de ventilación domésticos y en la aeronáutica, donde los aviones utilizan estos sistemas de filtración de aire para la depuración del aire interior y para reducir la propagación de agentes  patógenos a través del aire recirculado.

De hecho, algunas de las unidades de filtros HEPA mejor valoradas tienen una eficiencia del 99,995% lo que asegura un elevado nivel de protección contra enfermedades que se transmitan por el aire.

Por último, debemos tener en cuenta que estos filtros necesitan un mantenimiento para que no se acumulen en su interior un exceso de partículas y pierda la eficiencia de filtrado. Es muy importante seguir las indicaciones del fabricante para tener un uso óptimo y beneficioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *